jueves, 8 de noviembre de 2012

Aviso acerca de la "terapia" por hipnosis o magnetismo

En los tiempos de B.Ana Catalina 1820 aprox.  se conocía al hipnotismo como magnetismo.
Es lo mismo, actualmente por desgracia se le ha sacado del mundo del ocultismo y se le ha insertado en la ciencia, muchos psicólogos y psiquiatras pretenden ayudar a pacientes por esta técnica, pero tengamos presente todo lo nocivo de estas técnicas originalmente y bien catalogadas entre las llamadas ciencias ocultas, aquí gracias a Dios que nos lo hizo saber de este peligro por  Beata Ana Catalina.

Aquí su testimonio acerca de esto:


Lo que ve acerca del poder magnético o hipnosis

"A propósito de conversaciones acerca de una mujer hipnotizada, una médium, con pretenciones de clarividente, Ana Catalina declaró:

Antes de haber oído hablar del magnetismo por el doctor extranjero, mi atención no se había dirigido nunca hacia ese asunto. Pero cada vez que él hablaba de la persona clarividente y de los amigos que están en relación con ella, eso levantaba en mí, sin que supiera el por qué, un vivo sentimiento de repulsión.

Esa persona me fue mostrada y fuí instruída sobre su estado por visiones que me probaron que su condición es todo lo que se quiera, pero no pura ni proveniente de Dios.

He visto que el atractivo sensible y el deseo de complacer tienen su parte: aunque ella no lo confiese y no se dé cuenta que tiene marcado atractivo y adhesión a su magnetizador. Yo he visto acá y acullá a otras personas de esta clase, en lontananza; se ve eso como a través de un vidrio de aumento. Yo los he visto sentados y aún acostados; he visto algunas de ellas que teníasn delante un vaso de donde partía un tubo que ellos tenían en la mano.

La impresión que siempre me causaban, era de horror: esto venía menos de la naturaleza misma de la cosa que del inmenso peligro en el cual veía que casi siempre sucumbían.
Los gestos del magnetizador delante de los ojos, sus pases, la manera de tomarse las manos, tenían para mí algo tan repugnante que no lo sabría expresar, porque veía a la vez el interior del magnetizador y el de la sonámbula, la infulencia del uno sobre la otra, la comunicación de la naturaleza y de las malas inclinaciones del primero a la segunda. Yo veía siempre a Satanás en persona dirigiendo los movimientos del magnetizador y haciéndolos con él.

Estas personas están en sus alucinaciones en otra región distinta de la que estoy yo en mis visiones. Aunque antes de entrar en el estado de clarividencia ellas no tuvieron más que poca cosa de impuro, no ven , después, más que falsedad y mentira, pues el demonio les presenta cuadros, dándoles a todos buena apariencia.

Cuando una tal persona se ha propuesto de antemano decir algo interesante o tiene la menor inclinación sensual, ella se encuentra expuesta en el mismo punto al más grande peligro de pecar.

 Algunos reciben a la verdad, algún alivio corporal; pero la mayor parte sienten los perniciosos efectos en el alma sin saberlo y sin reconocer de donde les ha venido. Yo no se a qué comparar el horror de estas cosas sino con el horror que me inspira cierta unión secreta y los movimientos que la acompañan. Hay allí una corrupción, que veo sin poder explicarla. La práctica del magnetismo confina con la magia: solo que aquí no se invoca al diablo; pero él viene por sí mismo.

Cualquier persona que se entrega a esta práctica, toma de la naturaleza alguna cosa que no puede ser conquistada legítimamente sino por la Iglesia de Jesucristo y que no puede ser obenida, con el poder de sanar y santificar, sino en el seno de la Iglesia. Ella toma este poder de la naturaleza, que está llena de las influencias de Satanás en todo aquello que no está unido con Jesucristo por la verdadera fe y la gracia santificante.

Las personas magnetizadas no ven cosa alguna en su verdadero modo de ser y en relación con Dios: ven las cosas separadas y desunidas como a travez de un hoyo o de una hendidura. Ellas perciben un destello de las cosas por el magnetismo, y Dios quiere que esa luz sea pura, es decir, santa. Es un bien que Dios nos haya velado y separado a los unos de los otros y que haya levantado muros entre nosotros, ya que estamos llenos de pecados y dependientes los unos de los otros es bueno que nosotros nos veamos obstaculizados y forzados a obrar trabajosamente, antes de seducirnos recíprocamente y comunicarnos la influencia contagiosa del maligno espíritu.


Pero en Jesucristo, Dios hecho hombre, nos es dado , como que es nuestro jefe, el medio por el cual purificados y santificados, podemos llegar a ser una sola cosa, un solo cuerpo sin comunicarnos por esta unión, nuestros pecados y nuestras malas inclinaciones. Quien pretenda hacer cesar esta separación establecida por Dios, se une de manera muy peligrosa a la naturaleza caída, por al cual reina con sus seducciones aquél (Satanás) que indujo a la caída. Veo al esencia propia del magnetismo ser cosa verdadera; pero veo que es como un ladrón que se ha desencadenado e introducido en medio de esta luz inaccesible y velada. Toda unión entre pecadores es peligrosa, la penetración mutua lo es mucho más.

Cuando esta comunicación se hace en un alma enteramente abierta y sensible, cuando un estado llega a ser clarividente solo porque por sí mismo se ha simplificado con la ausencia de toda influencia corpórea, y viene a ser víctima del artificio calculado y la intriga; entonces una de las facultades del hombre anterior a su caída (facultad que no estaba enteramente muerta) es resucitada en cierto modo, pero para ser desarmada y en un estado más misterioso, expuesta, interiormente a los ataques de los demonios. Este estado es real, él existe; pero está cubierto con un velo, porque es fuente emponzoñada para todos, menos para los santos.

Yo siento que el estado de esas personas sigue, en cierto modo, una marcha paralela a la mía; pero caminan en direcciones diversas: vienen de otra parte y tienen otras consecuencias. El pecado del hombre, dotado de la facultad ordinaria de ver, es un acto ejecutado con los sentidos y delante de los sentidos. La luz interna no esta oscurecida y queda intacta. Esta luz exhorta en la conciencia: ella empuja como un juez interior a otros actos sensibles de arrepentimiento y de penitencia; ella conduce a los remedios sobrenaturales que la Iglesia administra por los sacramentos bajo una forma sensible. En este caso está el sentido que es pecador y la luz interior que es acusadora.


Cuando en el estado magnético los sentidos están muertos, y la luz interior recibe y da impresiones, entonces aquello que hay de más santo en el hombre, la vigilancia interna, está expuesta a las influencias perniciosas y a infecciones contagiosas del maligno espíritu, del cual el alma en estado de vigilia ordinaria no puede tener conciencia por medio de los sentidos, sujetos, como ella a las leyes del tiempo y del espacio; y así ella no puede deshacerse de sus pecados ni aún con la ayuda de los remedios purificadores de la Iglesia.

Yo veo en verdad que un alma, toda pura y reconciliada con Dios, ni aún en este estado, en el cual los principios de su vida íntima están expuestos, no puede ser herida por el diablo. Pero veo también que si antes, lo que acontece sobre todo el sexo femenino, ella ha consentido la menor tentación, Satanás hace libremente su juego en el interior del alma, siempre de manera deslumbradora y con apariencia de santidad.

Las visiones se tornan mentirosas, y si ella ve, por acaso, algún medio de sanar el cuerpo mortal, compra este poder a caro precio, es decir, a precio de una infección secreta del alma inmortal. Está frecuentemente manchada por un contacto mágico con las inclinaciones malas del magnetizador.


Extraído del libro "Visiones y Revelaciones completas de Beata Ana Catalina Emmerick, Libro III"
Según anotaciones de Clemente Brentano. Cap. XIV

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se publicarán comentarios ofensivos a la Religión católica, o groseros.
Los comentarios de burlas o bromas serán borrados.
Recuerden que este blog esta dirigido para personas católicas practicantes.
Gracias.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...